CRÍTICAS

El arte se me ha convertido en un medio de vida, de respirar y sentir; como un imán que sin saber porqué me atraía.

 

De a poco empecé a tener la curiosidad de ver el cómo y el porqué; Así comencé mi camino de estudio e investigación en el Taller Arte Más de Marcela Baubeau de Secondigné,  -artista plástica de renombre internacional-.

 

Recorriendo las técnicas plásticas noté que la búsqueda por la expresión estaba de la mano de la tela y el óleo. Siento cosas inexplicables cuando comienzo -sobre tela en blanco- a manchar con objetivos muy claros esos espacio que me da la tela; me transporto y me llena de felicidad plena; busco recorrer dentro mío y expresar por medio de colores, texturas, manchas y rayones, mundos abstractos-figurativos que llevan a los sentimientos al limite de la piel.

 

 

 

CRITICAS

 

La obra de Cristina Herrmann refleja el encuentro consigo misma, con lo que piensa y siente todos los días, pero al que la experiencia de la pintura lo vuelve algo extraordinario. La acción de pintar, su concentración, la fuerza puesta de manifiesto dan testimonio de una propia emoción que Cristina busca compartir. En su obra, llama la atención la manera de centralizar. Los elementos pictóricos se agrupan y su energía queda concentrada allí donde cayó. No sabemos si esta manera de pintar obedece a un arrebato espontáneo o a un automatismo controlado, pero nuestra artista incita a la agitación, a la conmoción y al desconcierto con la misma intensidad con que propone calma, tranquilidad y sosiego. El ojo y el intelecto del contemplador se ven agradecidos ante el esfuerzo de comprender tanta centralidad. De manera Intuitiva, Cristina controla la fuerza del gesto pictórico, como una manifestación libre y subjetiva de aparición inconsciente.

 

Julio Sapollnik

 

 

 

Kandinsky, Mondrian o Klee se fundaban en teorías espirituales para justifica la búsqueda de respuestas a través de la creación artística. Partiendo de esta óptica, contemplamos la obra de Cristina Herrmann de un modo que nos permite ampliar nuestra percepción. Una obra que logra desarrollar una visión casi metafísica. Ya instaurados en el pensamiento mítico que nos transporta allí donde la lógica se suspende, los rayos se encargan de iluminar la singular y rústica belleza de la superficie que se descascara en luces como fractures desperdigados por toda la escena. La obra de Cristina Herrmann fluye y nos invita a un recorrido sin fin, apasionante.

 

Ana Piasek

 

 

 

La obra de Cristina Herrmann refleja el encuentro consigo misma,con lo que piensa y siente todos los dias,pero al que la experiencia de la pintura lo vuelve algo extraordinario.La accion de pintar,su concentracion,la fuerza puesta de manifiesto dan testimonio de una propia nocion que Cristina busca compartir.

 

Julio Sapollnik

 

 

 

Espacios fuertemente VACIOS

Paletas llenas de luz,

Alegría infinita ...transmiten los cuadros de Hermmann... pareciera que en estos tiempos... se hubiese limpiado la mancha y, nos habla directamente, sin distracciones. Como siempre esa luz!!!! que nos baña totalmente y nos da ganas de tirarnos a disfrutarla....de esos colores que...siempre nos llevan a la serenidad del paisaje, cielos, aguas y mares. puertas que se abren a la felicidad. Gran evolución se observa en estos últimos trabajos. Pinceladas serenas acompañan a otras que no lo son tanto... así Hermmann... nos presenta esta nueva obra, con la sensibilidad a flor de piel y la constancia, que la obra de arte merece.

 

Baubeau de Secondige

 

 

 

Cuando la muñeca empieza a moverse, ríos de colores saldrán y trazos dinámicos trazarán una composición… así es cuando Cristina Herrmann toma el pincel… manchas automáticas empiezan a generar sus propios climas, atmósferas que nos atraen, en su estética con contenido auténtico de la entrega, con el juego que arriesga el saber que cada obra trae en lo suyo.

Herrmann nos propone esta nueva serie, donde el espectador puede sentir esa enorme alegría que transmiten sus obras. El color se mueve finalmente… y, la pincelada empieza a moverse, generando esos ríos de creatividad pura, sin distracciones.

 

Baubeau de Secondigné